1) Para saber

El Papa Francisco ha querido comenzar un ciclo de catequesis sobre la “Santa Misa”, la cual es el corazón de la Iglesia. Y quiso explicar qué le llevó a elegir este tema: “La Eucaristía es un evento maravilloso en el cual Jesucristo, nuestra vida, se hace presente. Participar en la Misa es vivir otra vez la pasión y la muerte redentora del Señor. Es una teofanía: el Señor se hace presente en el altar para ser ofrecido al Padre para la salvación del mundo”.

Es algo fundamental para los cristianos comprender bien el valor y el significado de la Santa Misa, y así vivir siempre más plenamente nuestra relación con Dios.

2) Para pensar

Quienes han comprendido el valor y el significado de la Santa Misa se han enamorado de ella. Así lo muestran los múltiples cristianos que, en todo el mundo y a lo largo de los años, han resistido hasta la muerte por defender la Eucaristía, comentó el Papa Francisco.

Al respecto, el Papa recordó cuando en tiempos del emperador romano Diocleciano se persiguió a la Iglesia. Era el año 304 cuando un grupo de cristianos, del Norte de África fueron sorprendidos mientras celebraban la Misa en una casa y fueron arrestados. El procónsul romano, en el interrogatorio, les preguntó por qué lo habían hecho, sabiendo que era absolutamente prohibido. Ellos respondieron: «Lo hicimos porque sin el domingo, sin la Santa Misa, no podemos vivir».

Estos cristianos fueron asesinados por celebrar la Eucaristía. Creyeron en las palabras de Jesús que nos promete la verdadera Vida para quien come su Cuerpo. Su testimonio nos interpela a todos y pide una respuesta sobre qué significa para cada uno de nosotros participar en el Sacrificio de la Misa y con qué afán buscamos acercarnos al Banquete del Señor.

3) Para vivir

El Papa desea que sepamos vivir la Santa Misa, porque sucede que, muchas veces, “se va a la Santa Misa y se está platicando mientras el sacerdote celebra la Eucaristía… ¡Pero es el Señor! Si hoy viniera aquí el presidente de la República o alguna persona muy importante, seguramente todos quisiéramos saludarlo. Piensa: cuando tú vas a Misa, ¡ahí está el Señor! Y tú estás distraído… ¡Es el Señor! Debemos pensar en esto”.

Alguno dirá que las misas son aburridas, pero el Papa responde diciendo que el Señor nunca es aburrido. Lo podrá ser algún sacerdote, pero Dios jamás. ¿Entendido? No lo olviden. Participar en la Misa «es vivir otra vez la pasión y la muerte redentora del Señor».

El Papa dice que “en cierto momento el sacerdote que preside la celebración dice: “Levantemos el corazón”? No dice: “Levantemos nuestros celulares para tomar una fotografía”. No, es una cosa fea. Y les digo que a mí me da mucha tristeza cuando celebro aquí en la Plaza o en la Basílica y veo muchos celulares levantados no solo de los fieles, también de algunos sacerdotes y también de obispos. ¡Por favor! La Misa no es un espectáculo: es ir al encuentro de la pasión, de la resurrección del Señor. Por esto el sacerdote dice: “Levantemos el corazón”. ¿Qué cosa quiere decir esto? Recuerden: nada de celulares”.

El Papa quiere dar así respuesta a algunas preguntas importantes sobre la Eucaristía y la Misa, “para redescubrir, o descubrir, como a través de este misterio de la fe resplandece el amor de Dios”.

***

VIVIR EN CRISTIANO

Pbro. José Martínez Colín