Hace una semana, en El asalto… de Milenio televisión, le hice a Ricardo Monreal este planteamiento: 

Si, como me había dicho, su relación con Morena "quedó entre los escombros"; si el Frente PAN-PRD-MC anda colapsadón y si, como me reiteró, se ha estado preparando para suceder a Miguel Ángel Mancera en el gobierno de la capital y no tiene un "plan B", "tu única oportunidad está en el PRI", lo provoqué.

Como si le hubiera echado agua helada en la espalda, se sacudió, soltó una carcajada nerviosa y no hizo comentario alguno (lo que me pareció explicable porque 20 años de su carrera política los dedicó a la causa de Andrés Manuel López Obrador).

Inteligente como es, bien sabe que el partido en que se inició (1985-87) no tiene mejor carta que él para intentar recuperar la gubernatura de la principal plaza de México.

Y pues ¡chin!: otro inteligente también, el exgobernador Eruviel Ávila, hizo ayer sobre Monreal su primera declaración importante como nuevo líder del PRI en CdMx: "Estaré buscándolo en los próximos días para hacerle una oferta formal. Vengo con un ánimo totalmente incluyente…”.