tienda 22092017ej 14CIUDAD DE MÉXICO.- La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) garantizó el abasto en su red de tiendas, ya que en días posteriores al sismo hubo una demanda extraordinaria de ciertos productos.

"Los faltantes de los anaqueles se resurten sin problema. El sistema carretero y de transporte en general se mantiene en marcha, lo que asegura la distribución de productos y el surtimiento a las tiendas", indicó la Asociación.

ANTAD destacó que la policía federal y las autoridades han reaccionado con oportunidad para darle solución a los problemas que se han presentado.

Asimismo, la cadena de tiendas de autoservicio ha llevado a cabo una revisión exhaustiva de las condiciones físicas de los establecimientos para descartar la existencia de posibles daños estructurales.

Inmediatamente después del temblor, muchas tiendas cerraron o interrumpieron sus ventas ya fuera para acomodar mercancías, valorar daños o esperar la reanudación de la corriente eléctrica.
Al día de hoy, son 13 las tiendas afectadas, mismas que están cerradas.

Seis de ellas presentan daños y riesgos mayores y otras siete están en reparación y en los próximos días reanudarán operaciones, detalló ANTAD.

"Es propio destacar el hecho de que las 13 tiendas afectadas, numéricamente representan una parte insignificante del total de 4 mil localizadas en la Ciudad de México, Morelos, Estado de México y Puebla, las entidades más golpeadas por el sismo", apuntó ANTAD.

Las tiendas de autoservicio, supermercados, departamentales, de conveniencia, farmacias y los múltiples formatos comerciales que componen la Asociación también están trabajando de manera coordinada con el gobierno federal y estatal, para garantizar la seguridad en tiendas y reaccionar ante eventuales actos de rapiña, que no se han presentado.

También las empresas han establecido centros de acopio en los mismos terrenos de los establecimientos.

La ANTAD cuenta con una red de comunicación, a través de WhatsApp, en la que participan las empresas y las autoridades. Por este medio, se facilita la distribución de información relevante entre las autoridades de Protección Civil, las de seguridad y los negocios.

"A diferencia del sismo de 1985, en esta ocasión ha existido una intensa coordinación y comunicación con el gobierno federal y los gobiernos estatales, en particular con las autoridades de seguridad y protección civil, que ha elevado sustancialmente, junto con el uso de los medios electrónicos de comunicación, la oportunidad y eficiencia de las respuestas sociales ante la tragedia", destacó la ANTAD.

El Universal / AJV 22/09/17/EJ