irma 10092017ej 16MIAMI, EU.- El presidente Donald Trump declaró ayer zona de desastre al estado de Florida, luego de que el potente huracán ‘Irma’ penetró al territorio de ese estado norteamericano como categoría 4 y causó severas inundaciones, dejando tres muertos, millones de residentes sin electricidad, al tiempo que cayeron enormes grúas de las construcciones antes visibles en el horizonte de Maimi.

Alrededor de 116 mil personas se refugiaban en albergues para resguardarse de los vientos que alcanzaron los 210 kilómetros por ahora, aunque para la noche el huracán se debilitó a categoría 2 con rachas de más de 170 kilómetros, pero aun así provocaba oleaje de más de tres metros de altura.

‘Irma’, antes de chocar contra Florida ya había dejado una estela de muerte a su paso por el Caribe, donde 25 personas perdieron la vida por la destrucción de sus vientos que en la categoría 5 alcanzaron arriba de los 290 kilómetros por hora, para convertirse en el huracán más potente desde que hay registros satelitales.

En la categoría 5 ‘Irma’ se mantuvo durante un tiempo récord de tres días en el mar abierto, afuera del Golfo de México y el Caribe, por lo que es el segundo en la historia –después de Allien en los años ochenta—que alcanza esa magnitud en las aguas del océano Atlántico.

Se estima también que las pérdidas causadas por ‘Irma’ serán también de las más costosas de la historia, pues la destrucción en las islas caribeñas se estima a un costo superior a los 10 mil millones de dólares, en tanto que en el primer día que azota Florida ya casi alcanzaría los mil 600 millones de dólares.

El fenómeno presentaba un frente de 640 kilómetros de ancho al chocar contra la Florida y formó al menor un tornado que destruyó viviendas y otras edificaciones menores en Palm Bay mientras que en el centro de Miami los daños más espectaculares fueron las caídas de doce gigantescas grúas.

Ayer por la noche, ‘Irma’ seguía sobre el macizo continental de la península en ruta hacia el estado de Georgia pero ya en categoría 1, sin embargo sus efectos se sentirán en prácticamente toda la costa este de Estados Unidos.

EXP/AGE/EJ/SEP/2017