VolcanKilaueaLavaOceanoPacifico

HONOLULU, HAWÁI.- La Isla Grande de Hawái se encuentra hoy en alerta por la presencia de ‘laze’ en el aire, una sustancia tóxica creada por la entrada de la lava del volcán Kilauea al Océano Pacífico, y que provoca graves afectaciones en los ojos, la piel y los pulmones de los residentes.

La alerta fue emitida por el Observatorio de Volcanes de Hawái (OVH), luego de confirmar que los niveles de dióxido de azufre en el aire de la Isla Grande se han triplicado en las últimas horas por la presencia de ‘laze’, una peligrosa mezcla química creada al entrar la lava en contacto con el agua salada.

En una declaración, el OHV pidió a los residentes tomar medidas preventivas para limitar su exposición al ‘laze’, principalmente en los barrios de Kamaili, Seaview y Malama Ki, donde se detectaron altos niveles de ácido clorhídrico y partículas de vidrio volcánico en el aire, según la cadena Hawaii News Now.

“En cualquier momento, la actividad del volcán puede volverse más explosiva, aumentando la intensidad de la producción de ceniza y contaminar el aire con más ‘laze’”, advirtió el organismo, dependiente de Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

El Observatorio recordó que el Kilauea, uno de los volcanes más activos del mundo, registró otras dos fuertes erupciones durante el fin de semana, tan potentes que su nube de humo y ceniza superaron los tres kilómetros de alto, por lo que “podrían haber más en cualquier momento”.

“Esta mezcla de gases calientes y corrosivos causó dos muertes en zonas adyacentes al punto de entrada costero en (el año) 2000, cuando los flujos de lava se escurrieron en el agua de mar, través de varios fisuras”, destacó el comunicado del HVO.

La Guardia Costera estadunidense impuso la víspera una zona de seguridad para navegación de unos 300 metros alrededor de las zonas que rodean el volcán Kilauea, luego de que se confirmó el ingreso de lava al océano.

Desde que el coloso entró en erupción el pasado 4 de mayo, más de mil 700 personas han tenido que ser evacuadas y docenas de casas y automóviles han sido destruidos cerca de la entrada al Parque Nacional de los Volcanes.

NTX/I/CRM/JGN/EV